Mes: marzo 2012

Better Life Index

Aquí les dejo un indice de la OCDE construido con base en 11 factores: vivienda, empleo, ingreso, sentido de comunidad, educación, ambiente, gobernabilidad, salud, bienestar, seguridad, equilibrio entre el trabajo y la vida. 

http://oecdbetterlifeindex.org/about/better-life-initiative/

 

Anuncios

Banco Central. ¿y si sólo regula al sistema financiero?

Hemos querido poner en discusión el papel del Banco Central (BC) en economías modernas. Hasta el momento, el BC -en una gran cantidad de países- opera bajo el esquema de objetivos de inflación, y la tasa de interés a un día es su principal instrumento. Véase el caso de México aquí. En esta pequeña entrada, señalamos que el BC puede tener otro objetivo: regular el sistema financiero. Más adelante seguiremos revisando esta idea. Esperamos sigan este debate y participen.

Entre la convertibilidad y la banca de desarrollo: hacia un punto medio para el BCRA

En Argentina el poder legislativo cambió la organización, los objetivos y las funciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA). El debate fue pequeño debido a la celeridad del gobierno de Cristina Fernández por imponer una agenda política.

De la reforma surgen muchas preguntas interesantes e importantes.  La primera que quiero plantear es: ¿Fue correcto cambiar los objetivos del BCRA? Sí, era necesario hacerlo, ya que antes tenía sólo un objetivo: controlar la inflación. Y si bien es un objetivo importante -sin lugar a dudas- no es ni el más importante ni el único que debe tener un Banco Central. Los nuevos objetivos del BCRA son: “ El banco tiene por finalidad promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el gobierno nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social.” Son loables, pero debemos ver en la práctica cómo se logra la consecución de los mismos, es decir cómo se administran los instrumentos a disposición del banco central para lograr alcanzar sus objetivos.

Al tener múltiples objetivos se vuelve complejo cuestionar la actuación del o la  presidente del Banco Central. Por ejemplo, cómo se determina si el banco central está coadyuvando al desarrollo económico con equidad social de un país, qué instrumento está a disposición del banco central para propiciar el alcance de un bienestar mayor relacionado a educación, salud, servicios públicos, etc. Por eso me inclinó más a pensar en un banco central con dos objetivos medibles: primero, pleno empleo; y segundo, una tasa de inflación sujeta a la consecución del primer objetivo. De está forma se puede juzgar en forma certera y justa la actuación de las funcionarias públicas. (más…)

Bancos Centrales: objetivos e instrumentos

Recientemente el poder legislativo en Argentina cambió la carta orgánica del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Las modificaciones son múltiples (acá está disponible  el resultado final:texto definitivo ley del BCRA), entre las que se destacán:

-Cambios de objetivos,

-Ampliación de instrumentos ,

-Ampliación de responsabilidades.

Estos cambios nos han llevado a plantear la idea teórica y empírica acerca del rol de los bancos centrales en la economía, no solo la argentina sino también la de México, el resto de América Latina, por supuesto su papel en la actual crisis europea y el resto del mundo. Tenemos la intención de postear varios artículos acerca del tema. Asimismo también invitamos a aquell@s que quieran participar del debate que se expresen en comentarios, recomienden lecturas, presenten su opinión a través de los distintos medios, etc. Bienvenidos al banquete.

Slds.

SC

Headquarters of the Argentine Central Bank, an...

Headquarters of the Argentine Central Bank, an Italian Renaissance-inspired building designed in 1872 by architects Henry Hunt and Hans Schroeder, and completed in 1876. (Photo credit: Wikipedia)

Las consecuencias de la renuncia a la política económica: Competitividad y desempleo en algunos países de la zona euro.

Los problemas a los que hoy en día se enfrentan algunos países de la zona euro tienden a recrudecerse ante la ausencia de política económica que genere crecimiento. Los países que hoy en día enfrentan altas tasas de desempleo y endeudamiento, no tienen condiciones de revertir esta situación. El crecimiento basado en un modelo exportador encuentra limitantes determinadas por la misma crisis: la producción industrial de cada nación se ve desalentada por la falta de competitividad. Esto se acompaña de los problemas derivados del comercio exterior, del nivel de deuda y de las presiones que representan las altas tasas de desempleo.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las economías europeas –ancladas al  euro- tiene que ver con los altos costos que representa para ellos corregir sus desequilibrios comerciales. Al abandonar su moneda, estos países enfrentan una mayor dificultad pues no pueden utilizar la devaluación como instrumento que corrija tales desequilibrios: el problema se hace más grave cuando la mayoría de estos países enfrentan un desequilibrio comercial enorme. En todo caso, los problemas del ajuste derivan en una mayor contracción:

Dentro de esta misma perspectiva, los problemas a los que se enfrentan estos países tienen que ver con la caída de la producción industrial. La siguiente gráfica evidencia como la producción manufacturera comienza a tener una tendencia decreciente para Grecia y Portugal (que se estabiliza entre 2005-2007). Por otro lado, España comenzó a tener un repunte en su producción industrial al igual que Alemania. Hasta la aparición de la crisis, las economías citadas habían mantenido una producción industrial constante.

A partir de la crisis, 2007-2008,   la caída de la producción comienza, las tasas de desempleo tendieron a elevarse para la mayoría de nuestros países –excepto Alemania. En este caso, puede verse que al caer la producción industrial y producir menos, junto a la caída del PIB alemán, el mercado al que estos países podrían vender se contrae. Esto provoca una pérdida de mercado, cierre de industrias y desempleo.

Al enfrentar problemas de ajuste para mejorar competitividad, la solución –al carecer de una moneda y devaluarla- se presenta a través de reducir los costos laborales. De esta forma, observamos que para poder competir se requeriría aumentar la productividad o disminuir el salario. Como la primera es un proceso complejo, queda la opción de reducir el salario[1]. El problema que deriva de esta opción, es que todos los países que enfrenten problemas asociados al no-aumento de la productividad y al no poder devaluar, buscarán reducir el salario.

En este contexto, el mercado externo de estos países puede verse contraído por la baja de la demanda que representa un menor salario; es decir, el mercado interno del país X es el mercado externo del país Y, y al rebajar los salarios se pierde demanda (menores importaciones y/o exportaciones). La otra opción es el comercio con el resto del mundo. En el caso en el que se pretenda comerciar fuera de la zona euro, se requerirá que el euro comience a depreciarse frente a sus principales socios comerciales, i.e. si el euro tiende a apreciarse, el “ajuste” puede ser peor: se restringe la demanda interna y la competitividad artificial obtenida por la reducción de los salarios simplemente no opera.

Así, los problemas que enfrentan los distintos países altamente endeudados, los obliga a buscar solvencia y ésta está en función de crear ingresos para que personas y empresas puedan generar recursos. De otra forma, el default en los países altamente endeudados es inminente.


[1] Obsérvese que se argumentaría la flexibilización del mercado laboral.

Y la política fiscal al rescate ¿O no?

El problema de querer crecer hacia afuera parece agravarse. En todo caso, el aumentar las exportaciones -suponiendo que haya demanda externa suficiente- puede no  crear condiciones de crecimiento económico sostenido i.e, las importaciones pueden ser mayores. Bajo este contexto, el papel del Gasto deficitario se vuelve preponderante. La inoperatividad de la política monetaria, la ausencia de política cambiaria, etc. representan problemas muy graves para una economía con alta deuda del sector privado y con problemas de competitividad y productividad. 

Ante estos problemas aparece el papel de la política fiscal y del gasto público deficitario encaminado a reestructurar los sectores productivos de cada economía. Por este motivo, sorprenden las acciones tomadas en algunos países europeos de recorte de gastos y de  buscar finanzas públicas “sanas” (buscando aumentar el nivel de recaudación tributaria en un contexto de recesión económica). Hoy en día, los ajustes “necesarios” -necesarios en boca de aquellos que “gobiernan para la sociedad”- parecen demasiado costosos: solo observe las altas tasas de desempleo e insolvencia en España, Grecia, etc. 

El papel de la política fiscal retoma el lugar que no debió haber perdido.