Las consecuencias económicas del mandato único

Español: Banco de México

Image via Wikipedia

En un artículo aparecido en el periódico Reforma[1], Everardo Elizondo, ex Sub gobernador del Banco de México (BM), destacó que el principal objetivo de la política monetaria es “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, eso significa lograr y mantener una inflación baja”, y continúa señalando “me parece que el consenso actual entre los economistas consiste en que la política monetaria puede ayudar a reducir las fluctuaciones cíclicas –de corto plazo- de la producción y empleo, pero no determina en el largo plazo ni la trayectoria del PIB real ni la tasa de desempleo” (Elizondo, 2012). Sin embargo, el “consenso” del que habla parece no existir.

La idea que “la estabilidad de los precios no es un “fin de por sí” o per se, sino un medio que propicia un crecimiento económico significativo y sostenido” parece no encontrar sustento en la evidencia empírica para el caso de México. En todo caso, el crecimiento de la economía mexicana –en comparación con otros periodos, como el “Desarrollo Estabilizador, que señala el autor-  ha sido muy bajo. Evidenciando que el combate a la inflación no ha sido el medio para impulsar el crecimiento económico. En términos de la gráfica presentada por el mismo Elizondo, se observa una política “exitosa” de combate a la inflación, sin embargo comparada con el crecimiento económico (véase gráfica) no se encuentra el “medio que propicie un crecimiento significativo y sostenido” al menos no en el periodo que va de combate a la inflación como objetivo único.

 

Otro aspecto importante, se refiere al mandato exclusivo del BM para combatir la inflación. El combate a la inflación como único objetivo por parte del banco central, parece no encontrar sustento entre los economistas. Al respecto, Stanley Fischer[2] señala la importancia que un Banco Central (BC) tenga un objetivo de inflación flexible, con una mayor libertad, el BC incorpora los otros objetivos de política económica –crecimiento, empleo y estabilidad del sistema financiero- que son dejados de lado por el (rígido) régimen del combate a la inflación. De manera implícita se reconoce el papel del BC en el crecimiento económico y se acepta que no solo tiene que combatir la inflación como “medio que propicie el crecimiento”.

La actual crisis económica mundial ha demostrado que los bancos centrales deben jugar un rol que no se limite al control de la inflación, si bien es un fenómeno que debe combatirse, ésta debe ser el resultado (y no el factor promotor) de un mayor crecimiento económico. En este sentido, los resultados han sido mediocres, no obstante que la política monetaria instrumentada por el Banco de México (BMX) desde 1995 ha contenido la inflación a niveles muy bajos. De esta manera los resultados cuestionan contundentemente la efectividad de la política monetaria  del Banco de México y la pertinencia del marco teórico empleado, al menos desde la perspectiva que sostiene Everardo Elizondo, por supuesto estas cuestiones dan para debatir mucho.

Cuando Elizondo cita la Ley del Banco de México, omite destacar que la principal consecuencia de la reforma de 1993 es la imposibilidad de la SHCP de utilizar su cuenta corriente en el Banco de México (BMX) para financiar su gasto, es decir, desde 1993 los gobiernos electos democráticamente están controlados en cuanto al gasto se refiere por un poder técnico que no se elige de forma democrática, por lo menos no directamente. Veremos que este aspecto es fundamental para entender como el mandato único que propone Elizondo para el BMX es perjudicial para el crecimiento de la economía mexicana.

Del artículo citado se puede inferir que los determinantes del crecimiento económico son: la inflación, la inversión en capital físico y humano y el desarrollo tecnológico. Mayores niveles de inflación implican menor crecimiento y viceversa. Por su parte mayor inversión en capital físico, humano y el desarrollo tecnológico son promotores del crecimiento económico.

Aunque la relación entre crecimiento e inflación es débil como se ha expuesto arriba, centremos la atención en la forma en que el BMX actúa para disminuir la inflación en detrimento del crecimiento:

Supóngase una economía estancada que tiene un choque de oferta que provoca un incremento de la inflación,  del 3% al 6% ¿Qué debería hacer el BMX según Elizondo? Notemos que al aumentar la inflación, baja el ahorro y aumenta la demanda según él, podría aumentar la producción, no será así, ya que según Elizondo el BMX debe lograr y mantener una inflación baja y 6% es alta según el objetivo de inflación que hay en la actualidad (la meta oficial es 3-/+1% anual).

Por tanto, el BMX tendría que poner en funcionamiento sus instrumentos de control de la inflación, que en el contexto actual es la tasa de interés, es decir BMX aumentará la tasa de interés y de esta forma aumentarán los ahorros y disminuirán los proyectos de inversión, por tanto disminuye la demanda, la producción y la inflación. Podría argumentarse también que el incremento de la tasa de interés podría provocar la entrada de capitales y por tanto la apreciación del tipo de cambio, que provocaría el debilitamiento de la inflación a través del coeficiente de traspaso de los precios de los bienes importados a los precios del consumidor. La apreciación provoca una baja en la demanda extranjera por bienes nacionales ya que encarece la producción nacional.

El incremento de la tasa de interés para controlar la inflación, logra su cometido con el apoyo del tipo de cambio, pero al disminuir la demanda, provoca que se profundice el estancamiento de la economía. Es en este tipo de razonamiento, estimado Elizondo, en el cual centramos nuestra atención los economistas que nos preocupa el crecimiento de México. Toda vez que las políticas instrumentada por el BMX han contraído la economía mexicana persistentemente.

Se podría pensar que este tipo de razonamientos es hipotético y que el BMX no actúa de esa manera, dado que conoce consecuencias sobre la economía real, no es así. Tomando una ejemplo reciente, en 2008, año en el que se profundizó la crisis financiera internacional y el PBI per cápita de México disminuyó 0.1% (según el Banco Mundial), el Índice de precios de las materias primas alcanzó un máximo histórico (según el FMI), de manera que el Banco de México incrementó la tasa de interés para atenuar la inflación futura en vez de atender los problemas de crecimiento que generaba la incipiente y ya para ese entonces profunda crisis económica y financiera mundial (aquí se puede leer el informe de política monetaria y los prolegómenos que llevaron al Banco de México a aumentar la tasa de interés).  Nuevamente es por este tipo de acciones que nos preocupa el mandato del Banco de México.

Avanzando un poco más sobre la discusión de la efectividad de las políticas aplicadas para controlar la inflación, se debe redimensionar un poco la naturaleza y el origen de la inflación  pues éstá no es un fenómeno monetario como fue entendido por Friedman, sino que es el resultado de desequilibrios de carácter real que se manifiestan en forma de aumentos del nivel general de precios. Este carácter real del proceso inflacionario es mucho más perceptible en los países subdesarrollados que en los países industrializados. Las presiones inflacionarias básicas se originan por desequilibrios en sectores vulnerables como la agricultura. Sin embargo, tales presiones son expresadas a partir de mecanismos de propagación que los hacen evidentes, tales como el sistema fiscal, el mercado cambiario, la balanza de pagos y/o los mecanismos de ajuste de los precios e ingresos.

Desde esta óptica, se entiende a la inflación como un problema que se deriva de variables  reales de la economía y no como resultado de desajustes monetarios, muy a pesar de la interpretación que han expresado varias escuelas de pensamiento económico, como la Neoclásica, Monetarista y aun el Nuevo Consenso Macroeconómico con el esquema de objetivos de inflación.  De tal suerte que si la inflación es un problema real, entonces la solución no puede encontrarse exclusivamente mediante el manejo de variables nominales como el manejo de la tasa de interés nominal de corto plazo que propone el supuesto “Consenso” Sino que es necesario adoptar medidas de corte estructural, que permitan superar los desequilibrios reales, y de esta forma combatir la inflación desde sus orígenes.

La experiencia reciente muestra que en nuestro país desde 1995 se adoptaron medidas para controlar la inflación a partir de los movimientos indirectos y directos después  de la tasa de interés,  así como la instrumentación de políticas adicionales  como la apreciación de tipo de cambio a partir de las intervenciones recurrentes en el mercado cambiario. De manera que tanto el incremento del precio del dinero como la caída real del valor de la moneda han promovido la entrada masiva de capitales y la contracción del crédito interno neto. Nótese que todas estas políticas se realizan a partir del movimiento de variables nominales y no reales. En este sentido, la política del BMX ha combatido la inflación solo transitoriamente, controlando los mecanismos de propagación pero no sus causas. Dicho en otras palabras la política monetaria actual no solo deprime persistentemente la economía a partir de la contracción de la demanda agregada, sino que además maneja sus instrumentos sin combatir las causas esenciales de la inflación en una economía abierta y pequeña como la mexicana.

Pero más importante aún es que Elizondo desconoce gran parte de la teoría económica por eso confunde ahorro con “posponer consumo”, mezcla el capital físico con educación o como él dice “capital humano” y en esa mezcla de conceptos olvida mencionar un agente económico fundamental: el Estado ¿Cuál es el papel del Estado en la economía? En las economías capitalistas-monetarias, por tanto inestables y cuya característica inmanente -a nivel mundial- es la existencia de recursos naturales, humanos y físicos ociosos, el rol del Estado es asegurar por todos los medios disponibles el pleno empleo, principalmente de los trabajadores. Los otros objetivos que debería alcanzar sujeto al cumplimiento del anterior serían: una distribución del ingreso  menos asimétrica entre capital y trabajo, la promoción de la actividad productiva, niveles de inflación estables, control de la balanza de pagos así como el ordenamiento y regulación del sistema financiero.

Por tanto un Estado comprometido con el pleno empleo pondría a funcionar las herramientas a su alcance para disminuir la tasa de desempleo –y pobreza-. La vía principal debe ser la inversión pública productiva y en infraestructura que empuje la demanda agregada y por tanto la producción, en el corto plazo para sacar a la economía del estancamiento y en el largo plazo para extender el horizonte del producto potencial de la economía al crear mayor capacidad instalada como indicaba Domar hace 70 años atrás. Al impulsar la demanda agregada también aumenta la inversión privada y por tanto el ahorro -ya la igualdad entre ahorro e inversión es una cuestión contable no de teoría económica-. La inversión privada crece porque sabe que puede hacer efectivas sus ventas o porque saben que pueden hacer efectivas las recompensas esperadas.

En una economía en la cual el objetivo del Estado es el pleno empleo, el BMX no tendría por qué incrementar la tasa de interés por un choque de oferta proveniente del exterior, de hecho lo que tendría que haber ocurrido en 2008 hubiese sido un incremento extemporáneo del salario mínimo para contrarrestar el incremento de los precios en el salario real y un incremento del gasto público para contrarrestar la caída de la demanda externa. De esta forma se hubiese asegurado el crecimiento, la distribución del ingreso y el pleno empleo.

Por tanto, analizando el contexto actual y los acontecimientos recientes en la economía mexicana, consideramos que el mandato único del Banco de México para controlar la inflación -como única política posible en nuestro país- es limitado. En la medida que la política monetaria ha promovido el estancamiento de la actividad económica, con ello la caída del empleo y la pérdida de competitividad de los bienes mexicanos en el exterior, sin atacar las causas esenciales de la inflación, sino solo sus mecanismos de propagación.

De tal manera que al promoverse las finanzas públicas “sanas” y la no intervención del Estado, como parte del esquema de objetivos para la inflación, se ha privilegiado la economía de mercado, la cual no ha logrado elevar el nivel de inversión productiva ni promover el  crecimiento económico.

Los resultados negativos sobre la población han sido profundos, para ejemplo véanse los niveles crecientes de subempleo y empleo informal que hoy por hoy padecen los mexicanos, derivados del estancamiento económico y de las políticas aplicadas para enfrentar la crisis económica mundial; la tendencia decreciente de los salarios reales en la economía que ha pauperizado a una proporción importante de la población o bien la caída en la inversión pública y privada en los últimos quince años.

Por tanto se propone redimensionar el objetivo y las funciones del Banco de México, toda vez que debe procurar el valor adquisitivo de la moneda, el crecimiento económico y el empleo. Además estamos convencidos que el Estado debe jugar un papel más activo en la economía, el cual permita promover la inversión productiva, educación, ciencia y tecnología, sin olvidar su función de empleador de última instancia. [Sobre todo] considerando que el sector privado se retira del mercado en los periodos de crisis.


[1] Elizondo, E. (13 de Febrero de 2012). Banxico y el crecimiento, otra vez. Reforma, pág. 8. Everardo Elizondo-Reforma

[2] Fischer, S. “Central bank lessons from the global crisis” documento presentado en “Lessons of the Global Crisis”, Jerusalem, 31 March 2011.

Anuncios

6 comments

  1. Hola Carlos,

    Creo a pesar de vivir en un mundo capitalista, es posible colocar pisos básicos que permitan reducir los márgenes de pauperización de la población, que le aseguren niveles de bienestar mínimos, seguridad social, empleo digno, en una palabra una distribución del ingreso menos asimétrica…
    Efectivamente somos conscientes que la lucha de clases y la pugna por la distribución del ingreso entre los principales agentes de la economía es un hecho inherente al capitalismo actual, pero es posible controlar un poco a partir de la participación del Estado, de los grandes acuerdos nacionales y de un plan nacional con metas de corto, mediano y largo plazo.

    Nada está escrito y hay mucho que debatir, es necesario hilar fino y determinar los “comos” y no solo los “ques” para sacar del estancamiento a este país.

    Gracias x los comentarios..

    1. no agradezcan los comentarios. es nuestra obligacion debatir sobre el curso de la economia. asi mismo quiero disculparme, si eso vale la pena, por mi forma de escribir; pero creo que al publicar algun comentario en internet lo de menos es la “ortografia”. que de eso se ocupen los de la real academia. por otra parte creo que al plantear a un estado mas comprometido con el bienestar social general, caemos en un estado muy autoritario. de otra forma seria unviable un crecimiento y desarrollo guiado por el estado.
      si el estado se encuentra tan presente en la economia nacional, este puede, si y no, lograr y permitir un desarrollo pero, repito, mi idea es que los estados en cualquiera de sus presentaciones a lo largo de la historia siempre han mostrado una tendencia hacia la auto-destruccion. y creo que la “lucha de clases” no es el origen ni el fin de los problemas sociales y economicos. mas bien podria ser la lucha de egos. recordemos que en la historia de la humanidad y especialmente la historia capitalista, los pobres nunca figuramos en la lucha de clases; mas que por añadidura de los intereses de los ricos.
      no estamos viendo por aqui y suerte.

  2. muy interesante punto de vista, aunque seria muy bueno que no pensaran en una intervencion del estado en la economia de forma tan dictatorial. siempre los excesos de algo son malo y creo que si el estado interviene de mas en la economia podria tener consecuencias muy diferentes a las planteadas por ustedes. ademas unas ajuste como el que proponen de solucion a la inflacion por variables exogenas no es del todo admisible ni viable ya que los ajustes no se dan de forma inmediata ni mediata. estoy de acuerdo en que la perspectiva del bm es erronea pero la idea de una mayor participacion del estado en la economia tambien me resulta poco halagueña,

    1. Estimado Carlos: muchas gracias por tu comentario!
      Si del texto se desprende que el Estado tendría que tener un tipo de intervención dictatorial no fue nuestra intención. Más bien, somos de la opinión que el Estado -más allá de un gobierno- tiene que plantear condiciones necesarias y suficientes para que se alcance una distribución del ingreso más justa que la actual y un mayor crecimiento, controlando a la vez la balanza de pago, la inflación y la estabilidad del sistema financiero. Además coincidimos en tu visión acerca del Banco de México, aquí proponemos un cambio, pero no es una propuesta final. Nuevamente muchas gracias por el comentario, esperamos que nos sigas visitando.

      1. no agradezcan nada, al contrario, nuestra obligacion como mexicanos y economistas es interesarnos en el quehacer y devenir economico. en cuanto a lo que me explican de la intervencion de un “nuevo estado” en cuanto a su rol, pues me parece bastante mejor esete nuevo rol que plantean sobre el estado. solamente me faltaria exponer que si el estados y/o los estados volcaran su mirada al mejoramiento de las condiciones de vida de la mayoria, el actual y glorioso sistema capitalista seria puesto en cesantia porque, a mi parecer, los intereses del capital privado seria delegados parcial o hasta totalmente.
        pero dejemos esta discusion que pareceria interminable y los felicito por crear este sitio e incentivar a la investigacion y estudio de la economia.
        felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s