Ahora las reformas para España.

Como lo habíamos escrito antes,  las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) a España (como para Grecia) se centran en la reducción de salarios (una devaluación interna), el aumento del IVA y la aceleración del proceso de reformas estructurales. Esto surge bajo la perspectiva del mismo FMI sobre el desempeño económico de España en lo que resta del año y el siguiente: de recesión. En el escenario planteado, los problemas de la zona euro parecen ser mayores que lo que se creía hace algunos años. En el caso de España, la devaluación interna puede representar una disminución de las importaciones y de su consumo, además de que se acompañan, como bien lo señala el FMI, de la disminución del consumo privado -ya que se  prefiere cubrir deudas por parte de las empresas y de los individuos.

La menor dinámica productiva se observa en la caída de la formación bruta de capital desde 2008 hasta el primer trimestre de este año en varios puntos porcentuales. Junto a esto, el nivel de desempleo para España se han agravado: España está en el nivel máximo histórico (24-25%) de los últimos 20 años. A pesar de haber existido un crecimiento positivo a partir del tercer trimestre de 2010 (0.4% anual), la dinámica de la economía no ha sido suficiente -y parece lejos de serlo- para generar mayores niveles de ocupación. A partir del primer trimestre de 2011, la variación del PIB pasó de 0.9% a -0.4% al primer trimestre de 2012.

Por el lado del sector externo es importante pensar en los beneficios para Alemania de la mejora económica de la periferia de la zona euro. Por ejemplo, los beneficios tiene que ver con lo que las exportaciones hacia la zona le pueden dar a Alemania. Como porcentaje, las exportaciones a esta zona pasaron en 2007 de 43% a 39% en 2011. La caída de la actividad productiva del resto de la zona representa menores compras, consecuencia de la disminución de la actividad económica de los países que componen la unión monetaria europea. La misma caída de la formación de capital en España tiene consecuencias que agravan su dinámica económica: Si quiere exportar necesita ser competitivo y esto se dificulta si la inversión deja de crecer y si no puede devaluar su moneda.

Por lo tanto, la problemática de los países de la zona euro representa un desafío y las soluciones se han enmarcado en el papel de la recapitalización de distintos bancos  (lo que termina endeudando a los gobiernos de cada país -aumenta la deuda pública), otras alternativas que se consideran son: una mayor intervención del Banco Central Europeo, estímulos a la infraestructura de los países de la periferia, una mayor demanda del centro por los productos de la zona en problemas económicos o el abandono del euro como moneda común. Se omite la posibilidad de crear una deuda común, ya que para efectos del interés de Alemania resulta poco benéfico porque recaería todo el peso en esta economía.

Con el proceso de abandono, los países recuperarían el control de su moneda y podrían coordinar la política fiscal, monetaria y cambiaria para instrumentar políticas para el crecimiento. En tanto, las reformas sugeridas por el FMI parecen no ser la mejor opción para los españoles (ni para cualquiera que se le exija un ajuste de tal magnitud)

David Maldonado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s