Macroeconomía

Debate sobre la economía mexicana

El día de hoy traemos un par de recomendaciones de libros que surgen de la colaboración entre la UNAM y el COLMEX, dando como resultado el Seminario Grandes Problemas de México. (más…)

Anuncios

Recesión en México y estancamiento en Estados Unidos.

Aquí @esquivelgerardo plantea que los indicadores de la economía mexicana  señalan que estamos en presencia de una nueva recesión que habría empezado en algún momento a mediados de 2012. Comparto el pronostico y en este post se agrega información para entender las razones de la desaceleración de la economía mexicana en 2013. En la gráfica siguiente se observa la evolución de las tasas de crecimiento del PIB de Estados Unidos y México y su coeficiente de correlación móvil (24 trimestres). Un hecho estilizado es la alta correlación que existe en la evolución de las dos economías, lo que evidencia la dependencia de México respecto a Estados Unidos. La gráfica dice: sí Estados Unidos se estanca economicamente, lo más probable que México también.  También dice lo contrario, si Estados Unidos crece es plausible esperar que la economía mexicana se expanda.

BIE_BIE20130907001320

Fuente: INEGI y BEA.

(más…)

Ajuste del salario nominal a los precios: Mensaje para Videgaray y Carstens

Estimados(?),

Yo tengo la siguiente hipótesis: en México para controlar la inflación se utiliza la tasa de interés (que se determina a través de una regla de Taylor) más el tipo de cambio nominal que se administra a través de las intervenciones esterilizadas y la acumulación de reservas provenientes de PEMEX. Sin embargo, ello no es suficiente, porque hay precios que siguen aumentando independientemente de las políticas anteriores: ALIMENTOS Y COMBUSTIBLES. Entonces, cómo controlar la inflación si hay shocks de oferta o como se dice aquí  cómo evitar que no haya variaciones de precios de segunda ronda. La respuesta es lograr que los salarios nominales no ajusten 1 a 1 con los precios, de esa forma los shocks afectan un sólo periodo y la meta de inflación no se pone en riesgo.

Acá el primer resultado, algo burdo, pero esperamos tener más y mejores en próximas entregas:

Consulta_Banxico (67)-001

La gráfica muestra el coeficiente de correlación móvil entre el salario nominal y el INPC (ver aquí). Lo relevante de la gráfica es que muestra una caída importante en el coeficiente de correlación desde 2001 hasta 2008, huelga aclarar que 2001 es el año que Banxico empieza a aplicar un régimen de metas de inflación de forma oficial.

La hipótesis estaría señalando que si la política monetaria, cambiaria y salarial apuntan a fortalecer el objetivo de mantener baja la inflación, éste se puede lograr, pero con alto costo en términos de salario real, distribución del ingreso y, “la variable que quedo a deber”, crecimiento económico.

Este es el principio del final de una larga investigación, ampliaremos.

La coyuntura y el complejo porvenir de la economía argentina.

Este artículo primero se publicó en Paradigmas.mx

La historia económica argentina recordará 2012 como el primer año recesivo después de la recuperación comenzada en 2010. La economía argentina tuvo muy buenos resultados desde 2003 hasta 2011, fueron 9 años de expansión continua a una tasa de crecimiento promedio del producto de 7.8% anual, uno de los períodos de crecimiento más prolongados en toda la historia del país –ver gráfica 1-. En relación con otros países de la región, Argentina sufrió poco la crisis mundial.  Por ejemplo, en 2009 el PIB tuvo un crecimiento del 1%, mientras que en México cayó 6.5%. Sin embargo, en 2012 la economía se frenó, la industria observó una caída de 0.4% anual y el PIB sólo avanzó 1.9% anual; mientras que en el año anterior el PIB creció un 8.9%. El presente artículo tiene como objetivo proponer algunos elementos para comprender lo que sucedió en 2012, con la intención de proveer herramientas para una prognosis sobre lo que puede suceder en 2013.

Gráfico 1.- Crecimiento Económico en Argentina

graf1

Fuente: INDEC

(más…)

La reducción de la tasa de interés por Banco de México

La semana que termina se dio una reducción de la tasa de interés de referencia del Banco de México. La disminución de 4,5% a 4% se enmarca en una discusión que ha tenido constantes argumentos a favor y en contra de lo que puede y debe hacer un banco central. Por un lado se encuentran aquellos que sostienen que el banco central debe buscar exclusivamente la disminución de la inflación ya que se piensa que esto es la principal tarea del banco para promover un contexto favorable para el crecimiento económico. Por el otro lado, están quienes sostienen que el banco central debe tener (al menos) un objetivo para el crecimiento económico, esto de una manera más activa que solo contener los problemas inflacionarios.

En este caso nos limitamos a señalar (sin entrar a la discusión de fondo) que los problemas económicos nacionales e internacionales parecen dar buenas razones para disminuir la tasa. (más…)

Algunas razones para rechazar la reforma laboral

La reforma de la Ley Federal del Trabo (RLFT) presentada por Felipe Calderón se ha analizado en la prensa desde dos perspectivas dicotómicas y mutuamente excluyentes, veamos:

Por un lado tenemos los sindicatos, académicos (de izquierda) y trabajadores. Su opinión es descalificar la propuesta sosteniendo que la misma quita derechos adquiridos por los trabajadores a través de luchas históricas. Concluyendo que la RLFT es otro azoté de la globalización sobre los trabajadores mexicanos. Un sector de este grupo sostiene que la RLFT tiene un aspecto positivo dado por la mayor transparencia que deben tener los sindicatos, lo que restaría poder a los dirigentes “charros”.

La otra posición es la de los panistas, priistas, empresarios, académicos y banqueros centrales, todos ellos de derecha. Estos grupúsculos plantean que la flexibilidad laboral logrará incrementará la productividad del trabajo ya que facilitará la colocación de los recursos de la producción donde y cuando sean más productivos.

Hablemos a calzón quitado como diría mi abuela, es decir no escondamos nada. Si los empresarios TODOS apoyan la reforma es debido a que ésta afecta en forma positiva sus ganancias: exijo una respuesta en contrario para lo que sostengan que lo hacen por razones humanitarias. Por lo tanto debemos analizar si la tasa de ganancia es muy baja. Una forma de analizar si la tasa de ganancia es alta es a través de estudiar cuánto de cada peso producido en una empresa se lleva el empresario y cuánto los trabajadores. En 2008 (los últimos datos disponibles en la EPWT) indican que del total producido los salarios se llevaban el 28.01%, mientras que en países como Nueva Zelanda, Holanda y Noruega este dato superaba el 40%. Además, como se muestra en la gráfica 1 este indicador ha disminuido desde 2001. Es decir, la tasa de ganancia es muy alta en relación a la situación mundial y los salarios han perdido participación en el ingreso.

Gráfica 1

Otro modo de analizar si las propuestas de la RLFT propuesta están encausada para atacar los males que imposibilitan el desarrollo de la economía es estudiar cuántas horas trabaja un empleado mexicano en relación al resto de los países del mundo. Los que están a favor de la reforma deben pensar que los trabajadores mexicanos trabajan muy pocas horas por día y que no se les puede exigir más por que están protegidos por una ley que los hace invulnerables a las necesidades del patrón. Bueno me es grato informarles que están totalmente errados. En la gráfica 2 se observa claramente que México es uno de los países en donde los empleados trabajan más horas. Además al calcular la productividad de cada hora México queda en las últimas posiciones.

Gráfica 2 (HW: Horas trabajada en promedio por trabajador por año; gdppc: PBI per Capita en 2008 (medido en moneda nacional). Ambas variables normalizadas por su media. Fuente: ILO)

Sheet 1

Conclusión: los trabajadores mexicanos trabajan muchas horas y de lo que producen se llevan muy poco. Y encima quieren que trabajen más y se lleven menos. Entonces, la reforma es necesaria en dos sentidos. En primera instancia mejorar los sindicatos, que hacen cualquier cosa excepto contribuir al bienestar de sus afiliados, prueba evidente de lo anterior es que si los trabajadores están hoy peor que hace 30/40 años se debe entre otros factores a la actitud y accionar de muchos (no todos)  dirigentes sindicales. En segundo instancia y más fundamental que lo anterior, se necesita reformar las condiciones de los trabajadores para incrementar salarios, disminuir horas de trabajo (e incrementar horas de ocio, esparcimiento y disfrute en general), y  finalmente mejorar la posición de los trabajadores en la relación dialéctica entre éstos y los patrones.

Nuevo gobierno y reformas estructurales, ¿hay un nuevo debate?

Una de las discusiones puestas sobre la mesa en temas de economía que se abordará y se ha abordado en los últimos 3 sexenios –y un poco más- tiene que ver con el papel de las reformas estructurales. La idea principal sobre las reformas descansa en que éstas deben corregir fallas del mercado que son consecuencia de reformas incompletas, y promover nuevas reformas –véase por ejemplo el papel de la competencia en sectores como el de telecomunicaciones, en el primer caso, y de la reforma laboral y/o energética en el segundo.

No sorprende que el discurso de la falta de reformas sea la base para explicar el deterioro de la competitividad de la economía mexicana, ya que esta falta de competitividad explique el lento crecimiento de la economía mexicana (medido en PIB per Cápita, 1% promedio anual de 1983-2008). Es decir, se ha tendido a generalizar la idea de que la economía no es competitiva porque las reformas comenzadas en los años 80 han sido incompletas y a esto se agrega que aun faltan reformas que hagan los mercados más eficientes (por ejemplo el del trabajo).

Con mayor eficiencia de los mercados, suponemos, la senda de crecimiento alto y sostenido tendería a generalizarse, mejorando los niveles de vida de la población (mayor competitividad garantiza mayor inversión y esta mayor inversión garantizaría mayor empleo). Esta visión supone, por lo tanto, que la causalidad va de una baja productividad –consecuencia de la falta de reformas- a una baja competitividad y, por lo tanto, a una menor tasa de crecimiento de la economía, i.e. son las fallas de mercado –derivadas de mecanismos que interfieren con estos- los que explican el por qué la economía se ha estancado. La respuesta, desde esta perspectiva, es hacer nuevas reformas –laboral, energética, fiscal, etc.

Sin embargo, se ha olvidado la importancia que tiene el manejo de la política económica. En este caso nos encontramos con el manejo de variables como el tipo de cambio (evitar que este se sobrevalue), el incremento de la inversión pública y la promoción de una estrategia de industrialización que se vincule con políticas de financiamiento con el fin de aumentar la inversión productiva. La idea básica que descansa en esta postura es que la acumulación de capital –olvidada en el enfoque de las reformas- es un elemento indispensable para poder generar crecimiento económico. Y contrario a lo que supone la visión de las reformas, la baja tasa de acumulación de capital es la que explica el deterioro de la productividad en la economía y esta el bajo crecimiento.

Sin duda, el debate será muy intenso y es importante observar el rumbo que toman las decisiones de política económica, pues afectarán la senda de crecimiento y desarrollo de la economía mexicana y –más importante- el porvenir de las próximas generaciones.

 

David Maldonado