BCRA

Entre la convertibilidad y la banca de desarrollo: hacia un punto medio para el BCRA

En Argentina el poder legislativo cambió la organización, los objetivos y las funciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA). El debate fue pequeño debido a la celeridad del gobierno de Cristina Fernández por imponer una agenda política.

De la reforma surgen muchas preguntas interesantes e importantes.  La primera que quiero plantear es: ¿Fue correcto cambiar los objetivos del BCRA? Sí, era necesario hacerlo, ya que antes tenía sólo un objetivo: controlar la inflación. Y si bien es un objetivo importante -sin lugar a dudas- no es ni el más importante ni el único que debe tener un Banco Central. Los nuevos objetivos del BCRA son: “ El banco tiene por finalidad promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el gobierno nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social.” Son loables, pero debemos ver en la práctica cómo se logra la consecución de los mismos, es decir cómo se administran los instrumentos a disposición del banco central para lograr alcanzar sus objetivos.

Al tener múltiples objetivos se vuelve complejo cuestionar la actuación del o la  presidente del Banco Central. Por ejemplo, cómo se determina si el banco central está coadyuvando al desarrollo económico con equidad social de un país, qué instrumento está a disposición del banco central para propiciar el alcance de un bienestar mayor relacionado a educación, salud, servicios públicos, etc. Por eso me inclinó más a pensar en un banco central con dos objetivos medibles: primero, pleno empleo; y segundo, una tasa de inflación sujeta a la consecución del primer objetivo. De está forma se puede juzgar en forma certera y justa la actuación de las funcionarias públicas. (más…)

Anuncios